9 de febrero de 2020

YO SÍ TE CREO, HARLEY (Crítica)

Margot Robbie es la estrella absoluta de una película carente de toda inteligencia y gracia, con la que el Universo DC sigue haciendo aguas.
Estás en THE HELLSTOWN POST, web literaria dedicada especialmente a la fantasía, el terror y la ci-fi. También es el nombre de la revista digital (ISSN 2659-7551) que publicamos semestralmente. © 2020 The Hellstown Post.


Crítica de Aves de presa (Birds of Prey) | The Hellstown Post | Fantasía, terror y ciencia ficción.



Cine  |  Crítica


YO SÍ TE CREO, HARLEY

Crítica de Aves de presa (Birds of Prey)





Entender esta película (su “excusa”) pasa por explicar el “momento sociológico Harley Quinn”, o sea, por qué el personaje se ha hecho tan relevante en los últimos tiempos.

a) Es una tía que se ha hecho famosa por ser “la chica del Joker”. De hecho, es la copia femenina de Joker, y sólo eso.
b) Pese a ser psiquiatra, se comporta como una auténtica gilipollas todo el tiempo. Pero todo el tiempo. No es ya que esté loca, que sea una psicótica; es simplemente un personaje pueril, una niña que rompe cosas porque le dan berrinches. Hace lo que quiere a cada momento, sin ton ni son, y desde luego, queda muy lejos de la inteligencia con que se han hecho las historias del Joker. Los de Ledger y Phoenix tienen altura shakesperiana; esta Quinn, en cambio, es más bien un personaje de Mortadelo y Filemón.
c) Está buena. Es muy sexi; muy, muy sexi. Y no sé si se puede decir algo más en su favor; no es por insistir, pero es que el personaje es una copia del Joker en versión tía sexi, y ya está. Vamos, que sin su exultante apariencia (la de Robbie, en este caso) ni siquiera tendría sentido. Algo, por otro lado, que puede decirse de prácticamente todos los personajes de superheroínas del cómic, así que no es un defecto de esta cinta en concreto.

Resumiendo: es la “ídola” de tantas adolescentes de hoy porque representa un modelo de mujer (sorprendentemente) exitoso. Y punto. ¿Un buen modelo? Lo dudo muchísimo. Pero es que ahora, como gran giro en el Universo DC (¡menudo desastre!), Harley está “emancipada”. Ah, claro, que de eso va la peli... No, si no es casual que la película se haya hecho ahora. Las casualidades no existen…

En Escuadrón suicida, tanto ella como el Joker de Leto resultaban insoportables
los dos, ¿eh?‒, y hacían ni puñetera gracia. Y en esta película te encuentras lo mismo, pero elevado al cuadrado, y encima adornado con tantos colorines estridentes que recuerda al peor Schumacher (tampoco es casualidad: el que perpetró dos secuelas de Batman). Es un bodrio infumable, de esos que dan tanta vergüenza ajena que te sientes tentado a abandonar la sala. Sin embargo, parece obligatorio decir, cuando se lee a algunas columnistas de medios chachis, que la película es genial, porque va de chicas malas (“libres”) que se enfrentan a un montón de tíos que son 1) gilipollas, o 2) unos hijos de puta. Juntos forman, cómo no… ¡el Patriarcado! Y habría que castrarlos a todos. ¡Ay, qué mensaje tan bonito, tan igualitario! Pero qué malos y tontos, pero sobre todo malos, pero sobre todo tontos, que son tooodos los hombres. Qué mensaje tan, tan, tan cool, oiga. Sobre todo, tan “contracorriente”, tan transgresor, tan opuesto al pensamiento mainstream imperante.

Toda la película gira en torno al personaje de Robbie, naturalmente; las demás actrices sólo se pasean por allí haciendo de nubes y arbustos. Parece que los productores hayan tenido un exquisito cuidado con el cásting (que es desastroso) para que ninguna otra actriz pudiera disputarle ni un átomo de protagonismo a la estrella. En cuanto al malo, McGregor está desatadísimo, y a ratos es hasta divertido. Pero es otro cabrón, claro. Es la personificación del heteropatriarcado... como antes lo era el Joker. Ya sabéis.

Que sí. Que… eso.

En fin, si éste es el rumbo que va a tomar el cine actual empoderado post #metoo, estamos apañados. Si ahora el rollo va a ir de “las tías contra los tíos”, no sé para qué hemos pisado tanta manifestación.

Esto que ahora llaman “feminismo” antes reivindicaba, entre otras cosas, que la mujer no fuera un “cacho carne” destinado a satisfacer la morbosa mirada del hombre. Basta ya, decían, de que la mujer deba ser siempre atractiva y sexi como reclamo para el varón. Basta de cosificación. Pero los mismos que venden este producto enlatado y estúpido que es Aves de presa como peli “emancipatoria”, lo que venden es la estética de mujer explosiva de Margot Robbie, que en realidad es el único reclamo de la peli. Si no recuerdo mal, en el tráiler de Escuadrón Suicida le agrandaron por ordenador los shorts a Robbie porque llevaba medio culo fuera y hubo quejas; y ahora, en esta “continuación” que va explícitamente de reivindicación feminista, la ponen otra vez a lucir cacha. Y cómo no: Robbie es una buena actriz, sin duda… pero siempre habrá que preguntarse si hubiera llegado adonde está de no ser por su físico. ¿Con el mismo talento, pero siendo fea, estaría ahí? ¿Y entonces, qué es lo que se está vendiendo aquí? ¿No es esto un contrasentido?

Otro magnífico ejemplo de ese nuevo mercado que es esto a lo que ahora llaman “feminismo”.

Y poco más que comentar, en relación a esta peli. Porque es una mierda mayúscula.




Comparte en las redes
     
https://www.facebook.com/PucheLibros/posts/1828443080590126?__xts__[0]=68.ARAKDDQp_SXImtjH7LwkYrEmU--fz3P8smB9hk3n_Mdw5dIJb0HSBgAVKusEC29Xe0fOeCPRzqRgFNsRhwFKPfQbluIutdpX_BSCJAMnB8VjGVCDxQCLtHRfmy9SaxFv1k0E6V3A6oOfxPLl1IrcIhQR3308yXEFM0eVh9GGqJgKmnASuI0JiBf85Pn72a-rr97yHF1rGZXOMKz7wiy8m_qr-LPxc69oorLDHh8T393YQz6sknlej5x5MK0tdGWW2F9lYOR8laKg3mb-WnI71-S7NCCekmZXepZqDf5fGsXPMK9xRHg-yg0_I2pyb6XJyVnuQ46mJtXx_PQvTJ9H0JAqwA&__tn__=-Rhttps://twitter.com/FromHellstown/status/1126538233205133314https://www.instagram.com/p/Bwrvl4UAZKA/



No hay comentarios:

Publicar un comentario