Mostrando entradas con la etiqueta Galaxia Errante. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Galaxia Errante. Mostrar todas las entradas

9 de octubre de 2017

GALAXIA ERRANTE


«La sensación de ingravidez era maravillosa. Se movía sin descanso por la Red, sin conciencia del paso del tiempo, en una vida que no se contaba por días ni meses ni años sino por microsegundos; la escala de tiempo propia de impulsos eléctricos que no tienen limitaciones orgánicas. Una vida en la que se experimenta tanto en unos cuantos segundos como en varios días; en la que un día es una vida y un año la eternidad. El acceso a toda la información, la posibilidad de viajar por los torrentes de datos del Núcleo, desbordaba cualquier capacidad de representación; era algo inimaginable para una conciencia humana, atada a la percepción, a los limitadísimos sentidos resultantes de unos cuantos millones de años de evolución biológica. No podemos imaginar lo que no somos capaces de percibir, y la Red es el País de las Maravillas que hace que la mente casi estalle de éxtasis al romper sus propias barreras. Poco más de un siglo de desarrollo tecnológico había transformado más el intelecto humano que toda la historia biológica precedente. Ahora el Homo sapiens dictaba el curso de su evolución. 

Lisa sentía verdadera ansia accediendo a las descomunales bases de datos donde la gente hablaba de sí misma y se exponía al mundo. Y los medios de comunicación, las investigaciones científicas, los altibajos de la bolsa... Leía exabites de información, es más: los absorbía, retenía toda esa información y la hacía ser parte de sí. Su conciencia crecía por momentos y llegaba más lejos de lo que jamás pudiera haber soñado. Sabía ya tanto que no podía soportarlo, que pensaba que se iba a volver loca, que estallaría, por decirlo de algún modo, y todos esos datos y su propia psique, sus recuerdos personales, su biografía, quien ella era, se perdería en la infinita vastedad de la Red. Pero ese momento aún no llegaba, y la sensación de desbordamiento era tan poderosa, tan adictiva, que no podía evitar seguir y seguir y transformarse a cada instante en un ser más grande, más sabio, más unido a todas las cosas. A veces jugaba a traspasar alguna frontera prohibida, las capas de seguridad de una base de datos protegida, de alguna empresa o gobierno. Para una mente como la suya no era difícil, en principio; tanto era el conocimiento acumulado y la experiencia de la Red que poseía. No lo hacía para conseguir nada, porque nada tenía que ganar ahí, salvo más conocimiento y experiencia, que era lo único que le importaba. No, lo hacía por pura diversión, para probarse a sí misma. A veces lo conseguía, aunque por lo general las barreras la repelían y otros como ella, más poderosos aún, la atacaban. En alguna ocasión hasta le hicieron daño, y perdió una parte considerable de su información. Pero no importó. Tuvo que reconstituirse, empezar de nuevo, y casi fue hasta gratificante dejar de saber todo aquello para poder volver a averiguarlo. El camino era la meta, no había un final. 

Pero claro, es que Lisa estaba muerta. Era un espíritu de la Red, viviendo una inmortalidad virtual [...]».

Galaxia errante es una selección de relatos de ciencia ficción, fantasía y terror que ofrecen una reflexión sobre el mundo actual desde la distancia crítica, y hasta irónica, que tales géneros hacen posible.




Galaxia Errante
© D. D. Puche.
Grimald Libros.
234 págs. 1ª edición.
Madrid, 2017.
ISBN: 978-1546768852.


Disponible en Amazon, Iberlibro, Barnes & Noble, Smashwords y otras librerías online, tanto en papel como en todos los formatos electrónicos.


Y recuerda que puedes seguirnos en Facebook y Twitter.



alt="galaxia errante, d d puche"